Oportunidades…

Creo que en todo momento siempre ha pasado por nuestras mentes que las cosas nunca sucederán como queremos que suceda, que por más que nos esforcemos por las cosas nunca se nos dan y que la frustración de esto haga que nos conformemos con menos, que dejemos de nadar.

Y a pesar de todas las veces que siempre suena aquí y allá “no te rindas”, simplemente abandonamos el camino pensando que ya no vale la pena. Les diré algo: No siempre es así, no siempre la puerta está cerrada.

Seria genial que pudiésemos ver una señal luminosa que nos diga cual oportunidad debemos tomar y cual no, pero la vida no es así; la vida es un constante avance ligado al azar y a las probabilidades de éxito y fracaso, y si no te arriesgas a perderlo todo o a doblar, no habrás vivido.

Obviamente no soy la mejor persona para hablar de cómo vivir o que hacer y qué no hacer, siento que aún me falta mucho en el sendero que estoy pavimentando a diario, pero sí puedo decir que del riesgo, de las situaciones extremas, del mínimo de éxito, es donde están las experiencias realmente valiosas, las que nos permiten avanzar y aprender.

Nunca sabremos cuando algo será lo mejor o nos estallará una bomba en la cara, pero es mejor arriesgarse y saber.

Soy de los que piensan demasiado para hacer algo, para atreverme a hacer algo, por el miedo al fracaso y a la decepción y porque no, al dolor. Pero descubrí que mientras tenia estas cavilaciones acerca de si sí o si no el tiempo seguía corriendo a mi alrededor y para todos al mismo tiempo también, aprovechándolo y arriesgando, por lo que decidí dejarme llevar por el flujo de las cosas, con miedo pero con la frente en alto, que las chispas iluminen y quemen mi piel; y debo decir que cada decisión vale la pena, para saber dónde pisar y donde saltar, donde cuidarme y donde avanzar.

Las oportunidades siempre estarán allí y como humanos no tenemos capacidad para determinar si serán buenas o malas, solo están allí y debemos quitarnos el temor a lidiar con ellas, podrían ser las primeras de un montón de cosas, podrían ser las que nos cierren las puertas y de vuelta al inicio, qué más da, siempre nos llevaremos unas cuantas marcas y un gran aprendizaje para seguir. A fin de cuentas, todo el aprendizaje de algún modo u otro viene así, a trompicones.

VMIW.

dsc06867

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s