Cuando las sombras hablan…

Somos millones de historias convergiendo unas sobre otras, trazando una maraña de situaciones irreales, surreales y atípicas que nos hacen apreciar el tiempo que tenemos para pensar en ellas, y vivirlas, por supuesto. Millones de personajes entran y salen de escena cambiando el curso de los acontecimientos; A interactuando con B y C, para que C al interactuar con D cambie la perspectiva de A. Y millones de posibilidades más, el azar es algo que merece más respeto.

Y en todas las historias, hay personajes que resaltan por las cosas que hacen, por como se desenvuelven y que intrínsecamente están opuestamente relacionadas con lo que hay dentro de su esencia, para crear una imagen que está en total oposición con el verdadero ser, mutando. Conozco infinidad de testimonios de personas que se desahogan acerca de la increíble capacidad que tienen algunas personas para mostrar cosas que no le pertenecen, para llenar vacíos con cosas que no les ayudan en absoluto.

Cada quien tiene sus luchas y cada lucha forma un carácter, una repuesta a los estímulos y a los golpes que vienen de la barrera del presente perpetuo. Y cada experiencia crea un nuevo aprendizaje, que nos ayuda a sobrellevar la vida. Y estoy súper consciente de que esta última línea es demasiado trillada pero la necesito para dar entrada a lo que realmente quiero decir…

La sabiduría que se gana con el tiempo puede ser usada para ayudar a otras personas a encontrar el camino a sus sendas, o, a que le hagan el camino más fácil a alguien valiéndose de trucos y estrategias. Tristemente en el mundo hay demasiada poca honestidad.

Cuando no se tienen algunos objetivos o estrategias claras las personas corren persiguiendo su propia sombra, y en ciertos momentos es divertido no tener nada por qué preocuparse, pero el punto está en que hay cosas que son inminentes y es mejor estar preparados.

Hoy en día, y a pesar de todas las cosas, hay personas que quieren hacer las cosas bien, pero este deseo de mejorar el entorno siempre está acompañado de ingenuidad y ahí es donde entra en escena aquel que embellece tu camino con flores robadas.

Las experiencias negativas cuando no son expulsadas del cuerpo van creando sombras que con el tiempo aprenden a hablar, y hablan bastante, y comienzan a decir cosas bastante claras que tomamos por verdaderas y como única opción, impidiendo ver las cosas desde otro ángulo, con otra perspectiva, de lado y de entendimiento, haciendo que no se puedan lidiar con otras opiniones y otros puntos de vista.

Por más que una persona pueda decir la verdad, siempre tendrán una voz que le hará dudar de lo que dice a cada instante, cambiando de parecer a cada instante, sin poder mantener una posición sobre las cosas.

Las personas siempre tendrán desacuerdos, es completamente normal, pero si las personas solo discuten por el hecho de que alguien tenga objetivos y se los reprochen es una pérdida de tiempo. Hay personas que no saben sino mirar el plato del de al lado.

Lo más lamentable de todo esto es que siempre apuntan a un tercero la culpabilidad de los conflictos que a la vista de todos ellos mismos son los causantes, no son lo suficientemente sabios para aceptar sus propios errores, y tratan de disfrazarlos haciendo cualquier cosa para empequeñecer al resto y que los vean como líderes. Hay una gran diferencia en el respeto que se gana con las acciones y el que se impone a la fuerza. Porque a la larga nadie respeta a quien cree que tiene la razón por asumir que es así mismo.

La admiración y el respeto que puede llegar a sentirse por alguien depende de lo honesto y desinteresado que este sea, no por recordarle a los demás los “logros” obtenidos gracias a esa persona, “sacando en cara” como se suele decir vulgarmente.

Muchas veces las personas necesitan reconocerse en el espejo y dar la cara a su propio abismo para poder encontrar lo que hace falta para asumir nuevos riesgos y encontrarse a sí mismos, principalmente, y asumir su rol dentro del ambiente en el que se desenvuelven.

La vida, si bien es incierta, es injustamente catalogada de dura por las cosas que a unos les ha tocado afrontar. Pero si no decaemos en la lucha podemos hacer cosas que puedan mejorar nuestros espacios personales y hacer que las cosas mejoren para los que nos rodean. Vivir y aprender no tiene que ser tan difícil.

VMIW

shadows

Imagen. Google
Anuncios

Un comentario el “Cuando las sombras hablan…

  1. KeniLara dice:

    Love it!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s