El poder de uno mismo.

Hace casi diez años que aprendí a tocar guitarra. En aquel entonces lo único que me parecía interesante era la música, y hoy día mantengo ese pensamiento. Hago otras cosas además de ser músico, pero puedo decir que la música es mi pasión.

A pesar del gran interés que tenía por aprender, no tuve el tiempo suficiente ni los recursos para pagarme clases de guitarra ni nada parecido, así que no me quedo de otra que aprender por mí mismo. Sí, soy músico autodidacta. Y en gran parte lo que me salvo fue que aprendí a desarrollar mi oído musical a un buen nivel.

Hoy en día, gracias a eso sé tocar otros instrumentos con bastante naturalidad, y me encanta el haber perfeccionado esas destrezas por mí mismo, porque siento que de otro modo no hubiese podido. La presión que puedan ejercer sobre ti cuando quieres hacer algo de corazón puede afectar tu interés y hacer que abandones.

Siempre he sido una persona a la que le ha gustado hacer las cosas solo, a veces siento que la compañía o el compañerismo no son lo ideal para alcanzar un bien o una meta y he tenido que hacer cosas solos así beneficien a otros que no ayudaron, me siento bien de esa manera. Quizás muchos piensen que no es lo correcto, que el hombre siempre necesitara de compañía para lograr las cosas, etc, etc, y no digo que eso este mal, pero, ¿desde qué momento comenzamos a darnos cuenta de que no podemos con algo y necesitamos el apoyo de alguien más? ¿Hasta qué momento podemos avanzar solos?

Pienso que en primer lugar, para poder responder esto con total honestidad debemos saber bastante bien quienes somos, que queremos y que somos capaces de dar por algo. No es un síntoma de debilidad el reconocer los límites de la fuerza interna., es más, es de gran utilidad el saber que tan lejos puedes correr.

Desde que somos pequeños siempre nos han encaminado al trabajo en equipo, al trabajar en grupo para hacer de las tareas algo más pequeño, pero gracias a eso se crean vicios como el aprovecharse de los más aplicados, la manipulación, los engaños, etc; demonios que van creciendo y que vemos a cada momento casi que en cualquier lugar.

Muchos de los problemas que hay hoy en día en la sociedad se deben a que siempre se acostumbró a las personas a que otras les hagan las cosas y no a resolverlas por sí mismos, delegando y delegando no aprendemos a corregir las fallas. Un poco de individualismo en las personas ayudaría mucho a mejorar el entorno.

Si bien es cierto que la humanidad prosperó gracias al hecho de que el humano aprendió que estando unidos como grupo eran más fuertes y hábiles, hoy en día los grupos grandes solo crean descontrol, porque no hay  quien piense como líder, solo sobran seguidores. Gran error.

Necesitamos entender que a pesar de que tenemos límites, también tenemos grandes fortalezas dentro de estos, y que al tener plena conciencia de ellos podemos hacer grandes cosas, para nosotros mismos y para el resto.

No podemos dejar que siempre que estemos en dificultad venga alguien a ayudarnos, siempre tenemos que usar nuestras fortalezas para progresar y no estancarnos. Como individuos tenemos un poder inimaginable, usémoslo para materializar las cosas que nadie antes se ha atrevido. Los cambios están en uno mismo.

VMIW

lobos

Imagen: Google.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s