Tiempo

Todos tenemos en común que estamos bajo el dictamen del tiempo, sea para bien o sea para mal, todos necesitamos de este para ponernos en acción, o bien sea para descansar. Corto para algunos es, otros lo aprovechan con mayor plenitud, algunos ni lo notan, pero su influjo es crucial en todo lo que está vivo, sea o no consciente de ello.

Y nosotros metidos en nuestros asuntos, en nuestras vidas tratamos de aprovecharnos de él, exprimiéndolo lo más que podemos, y a veces, sin embargo, nos quedamos cortos. Porque nosotros no disponemos de é, él es quien pone las condiciones. Entenderlo no se puede, preverlo tampoco, aunque sabemos cómo avanza, no sabemos para donde nos manda, y todo es incertidumbre en torno a él, misterioso y oscuro, pero maravilloso.

En nuestra forma acelerada y egoísta (en el buen sentido, si se quiere) de vivir y apreciar las cosas siempre estamos en perpetua carrera contrarreloj contra el tiempo, tratando de hacer en el menor tiempo todo para tener tiempo para la siguiente batalla, pero no lo conseguimos, porque no jugamos de su lado, lo vemos como un contrincante al que debemos hacer caer siempre, y no debe ser así, es un aliado más.

Siempre estamos corriendo, tratando de hacer mil cosas a la vez, atender a alguien especial, descargando tu creatividad, escribir en un blog, ir a trabajar, tomar el transporte, dormir, mirar a todos lados buscando lo que no quieres ver, en fin, viviendo una vida donde tienes mil y un facetas distintas y todas deben actuar en armonía para evitar un colapso tuyo y de tu mundo, el que te has currado y en el que te desenvuelves, el que está de tus sentidos para afuera, y al final del día, ¿qué queda? Una copia, una réplica, una mala réplica del día anterior, y el tiempo entonces comienza a irse más rápido de entre tus dedos porque sencillamente no le das la atención que merece y hace que repares en el recordándote como lo has malgastado.

Que rudas son las cosas, pero son así y no podemos negarlas. Y lo que podemos hacer es obrar en función de que nosotros tenemos un límite, el tiempo que se nos concede es limitado aquí en esta realidad y usarlo sabiamente es la mejor decisión, nunca dejar de aprender es vital, desde una pequeña cosa diaria hasta oficios que cambiarán tu vida, pero ojo, no hay que dormirse con los libros arriba, se nos pasa el tiempo contemplando como abordarlo y ahí se va…

Usar el cerebro sobre todas las cosas siempre será la mejor elección a la hora de hacer cualquier cosa, desde planificar hasta vivir, porque por mas impulsivos que seamos, los impulsos salen de ahí.

Y si las cosas no salen como las tenias “cuadradas” no pierdas la cabeza, a fin de cuentas el tiempo es relativo, y no todas las personas nacemos a la misma hora… Ya habrá tiempo para compensar.

(Por cierto, por falta de tiempo me ausenté del blog, así que ¡hola de nuevo!)

VMIW

The_Persistence_of_Memory.jpg

Imagen: Google
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s